BLOG DE MASCOTAS

¿Cómo puedo superar la muerte de mi mascota?

Nadie puede negar que el amor que se le tiene a un animalito es igual de grande e intenso al que se siente por una persona. Y tal como pasa con el fallecimiento de un ser querido humano, afrontar la muerte de nuestra mascota puede dejarnos con depresión y sin ganas de seguir adelante, sobre todo porque cada recuerdo que se viene a nuestra mente puede provocarnos largas sesiones de llanto. Si estás pasando este terrible momento, a continuación algunas recomendaciones.

 

#1. Validar el dolor 

En primer lugar, hay que considerar que las mascotas forman parte muy importante de la vida de las personas, que ocupan un lugar afectivo que podría asemejarse al de un pariente muy cercano o un amigo. Por ello, se debecomprender y hablar del amor incondicional que sintieron y conversar sobre el vacío que dejó y la pena que eso trae; eso permite validar los sentimientos, atravesar este dolor acompañados y no sentirse tan solos.

 

#2. Darle lugar al duelo

Otro consejo es permitirse llorar y recordar al animalito, mencionarlo cuando el tema surja espontáneamente sin pretender cambiar de tema o disimular la pena. E incluir a los niños en este aprendizaje.

 

#3. Explicar (siempre que se tengan fuerzas)

Con respecto a los más chicos, hay que explicarles lo que sucedió de una manera clara y sencilla. Que los padres sepan que tal vez van a necesitar explicarlo muchísimas veces, incluso meses después de la pérdida. Es importante no usar frases como “se fue a dormir”, “está de viaje”, “se escapó” o “Dios se lo llevó porque era un buen animalito”. Esto confunde a los niños ya que pueden pensar que, si alguien se lo llevó porque era bueno, entonces hay que ser malo para no irse. Y como también es un proceso doloroso para el adulto, el padre puede permitirse no tener una respuesta, precisándole al menor que cuando se sienta bien le dará mejores explicaciones.

 

#4. Hacer una despedida, aunque sea simbólica

Tanto para los niños como para los adultos, una manera de contribuir al duelo es realizar una ceremonia de despedida, recordando que es importante explicarles a los chicos qué se va a hacer, para que no se asusten. Quizás tienen la posibilidad de generar un entierro de la mascota, a veces en el jardín de la casa o en una quinta. O se puede pensar en algo simbólico como elegir un lugar de la casa donde uno pueda armar un collage de fotos, un álbum, leer un cuento; un momento para que el chico pueda expresar sus emociones.

 

#5. No “llenar el vacío”

Por último, en lo que todos los especialistas coinciden es en no intentar reemplazar la mascota como si fuera un objeto. Pasado el tiempo de duelo, que no siempre es el mismo para cada persona, volver a adoptar puede llenar el vacío afectivo pero sin intentar ocupar el lugar que el otro dejó; y esto funcionará siempre y cuando la persona esté dispuesta a recibir afecto, pero también a darlo.

 

Esperamos que esté momento pase pronto y recuerda que aceptar que la muerte es parte de la vida y es un buen aprendizaje, necesario para incorporar la naturalidad del final de la vida.

 

Fuente: LaNacion.com.ar

Dejanos tu comentario