BLOG DE MASCOTAS

Mi perro tiene miedo a los niños ¿Por qué y cómo evitarlo?

Algunas actitudes de nuestros amigos perrunos pueden ser propias de su raza, sin embargo, hay comportamientos que son producto de algunas malas experiencias. Si has detectado que tu perro le tiene miedo a los niños, no te preocupes, te explicamos el por qué y te damos la solución.

 

Vayamos paso a paso y descubramos qué pasa por la mente de tu perrito cuando ve a un niño y empecemos a ayudarlo:

 

#1. Entiende su miedo. Puede ser que tu perro no ha tenido ocasión de conocer a niños en su época de socialización, es decir durante los primeros meses de tu vida y por eso le tiene miedo a lo ‘desconocido’. Otra razón de su temor hacia los peques puede ser porque le ha tocado vivir una mala experiencia con un niño.

 

En este segundo caso puede que el miedo sea orientado a casos particulares, por ejemplo, niños corriendo, niños gritando o niños con gorras, etcétera.

 

#2. Identifica el origen. ¿Es desde siempre? ¿Apareció de forma repentina? En cualquiera de los dos casos, mientras más temprano se detecta, más temprano se puede actuar, y más temprano se puede solucionar. Aquí es bueno tener presente que la mayoría de niños no está aptos a leer los signos de advertencia de los perros y pueden sobrepasar el limite de tolerancia de aquellos.

 

#3. Ayúdalo a vencer su miedo. Para que tu perrito deje de tenerle miedo a los niños, te recomendamos hacer lo siguiente:

 

  • Organiza encuentros controlados con niños tranquilos que sabes que no se le van a ir encima al perro.
  • En ese encuentro, colócate a buena distancia de los niños y realiza con el una actividad que le gusta: un juego, unos premios etc. Poco a poco acércate pero sobre todo si ves alguna reacción negativa, vuelva a dar un paso atrás. Es esencial ir paso a paso, sin precipitarse. Podrías arruinar todo el trabajo realizado.
  • No se debe nunca castigar a un perro con miedo ya que puede reforzar su miedo a los niños ya que asimilará el castigo a la presencia de los niños.
  • Si tienes niños en casa y tu perro les tiene miedo, no los dejes nunca a solas.
  • Si tu perro se ha demostrado agresivo hacia niños, acude urgentemente a un educador canino. Te ayudará en emprender un trabajo de insensibilización.

 

#4. Enfocarse en el niño. Si vives con un niño o niños, es recomendable también educarlos a ellos sobre la convivencia con el perro. Lo principal que debes inculcarle es:

 

  • Antes de acariciar un perro, siempre se debe pedir permiso a su dueño.
  • Cuando se acaricia a un perro es mejor acariciarlo a nivel del cuello o las costillas que la cabeza.
  • Si el perro gira la cabeza o parece querer irse, hay que dejarlo.
  • Si un perro no quiere jugar, no se insiste, y sobre todo no se debe perseguirle.
  • En cuanto el perro se tumbe, hay que dejarlo en paz, que descanse tranquilamente.
  • Si un perro gruñe, paramos de jugar, de acariciarlo y debes alejarte.
  • Cuando estas en presencia de un perro, mejor no correr a todas partes o gritar.
  • Se recomienda no mirar a un perro miedoso a los ojos. Puede considerarlo como una amenaza.

 

En cuanto al ataque de un perro hacia un niño, es bueno que sepas que un perro nunca nace agresivo, y nunca lo es por nada. Si un perro llega a morder es que no le quedaba otra opción, que no podía huir, que no podía esconderse y que se han pasado por alto todos sus signos.

 

Fuente: RegalosParaMascotas.com

Dejanos tu comentario