BLOG DE MASCOTAS

Lo que debes hacer para evitar que tu gato se escape

Por la facilidad que tienen para saltar y trepar paredes, los gatos suelen escaparse en busca de nuevas aventuras. Si tu engreído o engreída es de aquellos, entonces los tips que te traemos te serán de mucha ayuda sobre todo porque evitará que se pierda, lo hieran o quede preñada.

 

Empezaremos diciéndote las razones por las que tu minino podría escaparse:

 

  • Ampliación del territorio. La naturaleza del gato lo lleva a colonizar nuevos territorios, a explorar, a descubrir que hay más allá de donde ve. De manera que si nada se lo impide, lo hará porque así es él.
  • Necesidades sexuales. Los gatos tienen una vida sexual muy activa, los machos se sienten llamados por las hembras en celo y saldrán a buscarlas sin temor alguno.
  • La caza. La caza no es solo por cuestión de alimento, para los gatos la caza es parte de un juego, por lo tanto lo harán a pesar de tener su plato de comida asegurado.

 

Ahora sí, los tips para evitar que se escape:

 

  1. Medidas físicas. Si vives en un piso evita que las ventanas y puertas estén abiertas cuando tu gato este fuera de tu control visual. Si vives en una casa encárgate de dificultarte el escape, con rejas o ampliando el tamaño de las paredes por donde podría salir, cuanto más complicado sea salir y más esfuerzo requiera, tu gato se preguntará si realmente merece la pena realizar semejante esfuerzo.
  2. Juguetes. Si tu gato tiene bastantes juguetes con los que distraerse, tanto para satisfacer su instinto cazador como su instinto explorador, seguramente su necesidad de abandonar la casa disminuyan. Por ello, si dispones de espacio crea estructuras laberínticas para él, con troncos, cajas, tuberías, rascadores, escaleras, todo lo que se te ocurra.
  3. Esterilización: Con ello conseguirás reducir su instinto sexual con independencia de que sea macho o hembra.
  4. Educación: Identifica el lugar por donde haya más probabilidades de que se escape. Un día ocultate cerca de ese lugar (puerta, ventana, techo), esperando a que el gato decida aventurarse, si es la puerta la dejaremos abierta para no tener que esperar demasiado por él. En el momento que salga, le regañaremos con un “NO” y le impediremos que siga avanzando a la vez que le hacemos retroceder, en el momento en que se encuentre de nuevo en casa le daremos un premio. De este modo asociará que salir más allá de ese límite no está bien.

 

De esta manera evitarás que tu gato salga lastimado o se convierta en un gato “techero”, por su propio bien.

 

Fuente: Mysocialpet.com

Dejanos tu comentario