BLOG DE MASCOTAS

¿Por qué no debería humanizar a mi mascota?

Según los expertos en psicología canina, tratar a un perro como a un ser humano también es una forma de maltrato animal.

 

 

Muchos dueños de mascotas, pero por lo general de perros, sienten tanto amor por sus engreídos que empiezan a tratarlos como a seres humanos, es decir, los llevan todo el día cargados en brazos, les permiten hacer todo tipo de travesuras y los visten con ropa de humanos como casacas, gorritos y zapatitos. Y aunque parezca inofensivo y resulte muy gracioso para las personas, cuando se hace esto no se está teniendo en cuenta las necesidades del animal ni su naturaleza, lo cual trae consigo severas consecuencias.

 

 

Presenta dificultades para socializar

 

Está bien llevar una chompita en invierno si tu perro tiene poco pelaje, pero cuando un can lleva demasiada ropa puesta, como casacas, disfraces, zapatos, etc, suceden dos cosas: Los demás perros no lo aceptan como uno de los suyos y él mismo se cree superior a los demás perros, dificultando mucho su capacidad para socializar, la cual es vital en estos animales.

Recuerda que los perros son animales de manada por más domesticados que estén y necesitan tener contacto con otros de su misma especia para poder desarrollarse de manera correcta. Al humanizarlos, los estamos privando de esta capacidad, lo cual no solo hará que tu mejor amigo no pueda tener otros amigos, sino que terminará causándole problemas de ansiedad, estrés e incluso agresividad.

 

Pérdida de identidad

 

Al caballo no buscamos humanizarlo, al lagarto tampoco y ni siquiera al gato, entonces ¿por qué al perro sí? Como cualquier otro animal, el perro debe tener en claro qué es y no pasar su vida desafiando sus propios instintos y naturaleza. Tu mascota es tu mejor amiga y eso está muy bien, pero también es un perro, y por lo tanto, debe actuar con tal.

Se pierden los principios de jerarquía

Como te hemos dicho anteriormente en otras notas, el perro es un animal de manada y en toda manada hay una jerarquía. Cuando se trata de un perro doméstico, su familia humana es su manada y su dueño debe ser el alfa, por lo contrario habrá muchos problemas de conducta y la naturaleza del perro buscará constantemente desafiar a su dueño para obtener el control de la manada. Cuando un perro se cree el alfa de la familia es cuando vienen los problemas de posesión, agresividad y territoriales.

Al humanizar al perro, es incluso más fácil para él confundir cuál es su rol dentro del hogar y creerse el líder.

 

Dejanos tu comentario