BLOG DE MASCOTAS

¿Tu perrito huele mal? Estos trucos te pueden ayudar

¿Darle un besito a tu perro se ha tornado algo peligroso porque siempre estás a punto de desmayarte? Tranquilo, el mal olor en perros es algo común y puede deberse a varios factores como el sudor, la suciedad o la presencia de hongos, entre otros.

Pero así como es común, también es fácil de prevenir y de corregir. Por eso, acá te dejamos 3 simples consejos para que tu engreído huela a rosas del monte y puedas volver a apachurrarlo sin inconvenientes.

Cepíllalo regularmente

El cepillado es absolutamente necesario en el aseo diario de los perros y para garantizar un buen estado de salud. No solo elimina el pelo muerto, sino que elimina también el polvo y la suciedad que pueda adherirse en la calle e incluso en el mismo hogar.

Además de estas ventajas, los perros aman ser cepillados y hacerlo diariamente fortalece el vínculo de amistad que tienes con él. Y por si eso fuera poco, le lucir un pelo suave y brillante.

Dale un baño cada vez que lo necesite

Con “cada vez que lo necesite” nos referimos a bañarlo muy poco.

Las mascotas tienen una grasa natural en la piel que les protege y les aísla del entorno, al eliminar esta capa con demasiada frecuencia hacemos, inconscientemente, que nuestro perro huela aún peor. En lugar de bañarlo, si se ha ensuciado poco, podemos utilizar toallitas para bebés centrándonos así en una zona concreta.

Recuerda que un perro pequeño debe bañarse cada dos semanas y, un perro grande, una vez al mes.

No olvides la boca y oídos

Entre las zonas que más olor producen en los perros están la boca y los oídos, y muchas veces estas zonas son ignoradas por los dueños, creyendo que no son de importancia.

Si no sabes cómo limpiar las orejas a tu mascota, es mejor acudir a un veterinario, ya que se trata de zonas muy sensibles.

Cubre tu dedo con una gasa e introdúcelo en el conducto auditivo del perro, pero no fuerces la entrada ni apliques demasiada presión. Mueve el dedo lentamente y de forma circular. Una vez acabes con una oreja cambia la gasa y utiliza una nueva para el otro oído.

Para limpiarle los dientes a tu perro bastará con adquirir una pasta dental específica para perros y utilizar tu dedo o un cepillo para frotarlos. Sigue esta rutina una vez al día.

Dejanos tu comentario