BLOG DE MASCOTAS

Mitos y verdades sobre los pit bulls. ¿Son realmente agresivos?

Si existe en el mundo una raza de perros controversial, y también mediática, sería la raza pit bull. Desde hace muchos años, la fama de estos perros ha ido creciendo sin parar, pero no de manera positiva, sino a causa de los distintos casos de agresión y la gran cantidad de noticias que presentan ataques producidos por pit bulls hacia otros animales, perros e incluso personas. Muchos de estos ataques terminaron siendo letales.

Esto ha impulsado a las personas a creer que esta raza de perros es peligrosa y agresiva por naturaleza, así como un peligro para cualquiera que se encuentre cerca, teniendo como consecuencia que millones de pit bulls sean abandonados, maltratados e incluso sacrificados todos los días.

Sin embargo, la realidad detrás de esta peculiar raza es completamente ajena a los mitos que la envuelven, y el verdadero problema radica en que las personas solo ven el ataque producido, pero no toda la verdad que hay detrás del ataque.

Por eso, para eliminar esta mala fama que los rodea y ayudar a los pit bulls a llevar la vida feliz y tranquila que se merecen, como cualquier otro perro, es importante que conozcas la verdad detrás de estos mitos:

1. Todos los pit bulls son agresivos y peligrosos

No, los pit bulls son agresivos ni peligrosos por naturaleza. Al contrario de lo que algunas personas puedan creer, los expertos incluso no recomiendan esta raza como perro guardián, ya que son extremadamente amables, incluso hacia los extraños.

El pit bull, por naturaleza, es un perro fuerte, seguro de sí mismo, decidido, entusiasta y demuestra una gran alegría de vivir. Pero, ¿agresivo? No. Entonces, ¿por qué han habido tantos ataques en donde el agresor es un pit bull? A esta pregunta solo hay una respuesta: malas personas.

A causa de su fuerza, el pit bull ha sufrido más que ninguna otra raza en el mundo de las peleas de perros. Esta práctica ilegal fomenta la agresividad en perros para que peleen y se maten entre sí, con el único propósito de entretener a las personas y generar dinero a través de las apuestas.

Es decir, el perro nace y vive una infancia muy alegre, pero cuando empieza a crecer, a causa de su naturaleza fuerte, la persona encargada de él lo empieza a entrenar para matar a otros perros. ¿Cómo? Fomentando su agresividad, golpeándolo, maltratándolo y obligándole a hacer daño. ¿Si no lo hace? Lo golpea y maltrata el doble hasta que entienda el mensaje. Y si sigue negándose, entonces es asesinado porque “no cumple con su propósito”.

2. Cuando el pit bull cierra sus mandíbulas al morder, nada las puede abrir.

Otro mito sobre esta raza tan común como absurdo. La mordida de un pit bull es exactamente igual a la de cualquier otro perro, y no cuentan con ningún mecanismo anatómico ni fisiológico diferente que les permita trancar sus mandíbulas.

3. Tienen un temperamento inestable e impredecible

Además de su naturaleza agresiva, también se dice que son inestables e impredecibles. Es decir, que si tienes un pit bull en casa, no sabes en qué momento podría atacarte y arrancarte un brazo. Tan ridículo como falso.

Un pit bull saludable muestra las mismas señales de estrés que cualquier otro perro, y como hemos dicho antes, tienden a tener un comportamiento amable incluso con los desconocidos, por lo que resulta extremadamente extraño que ataquen sin ningún motivo.

Es más, según la Sociedad Americana de Evaluación del Temperamento, los pit bulls tienen un temperamento más estable que la mayoría de otras razas caninas.

4. Los pit bulls no sienten dolor

Otro mito que nace a causa de la ignorancia y las peleas de perros. Así como otras razas que pueden soportar situaciones de dolor a causa de la adrenalina del momento, el pit bull puede pasar el dolor a segundo plano durante actividades emocionalmente intensas debido a que otras respuestas fisiológicas son más importantes para su supervivencia.

Sin embargo, los pit bulls sufren y sienten dolor como cualquier otro animal, tanto al maltrato físico como psicológico, y no merecen ser sometidos a peleas ni otras estupideces crueles que solamente se les pueden ocurrir a personas con problemas psicológicos.

Un pit bull es un animal amable y dócil, y puede ser el mejor amigo de cualquier dueño responsable, así como entregar su amor incondicional al igual que cualquier otro perro. Pero es por culpa de dueños violentos e irresponsables que el pit bull ha ganado esta mala fama y sufre tanto por ello.

 

Dejanos tu comentario