BLOG DE MASCOTAS

Todo lo que deberías saber de San Antón, patrón de los animales

En esta particular fecha, en recuerdo a San Antonio, conocido también como Antón Abad, las personas llevan a sus animales a la iglesia para ser bendecidos. Pero, ¿qué debes saber exactamente? Hoy te damos las respuestas.

Oración a San Antonio Abad

Cada 17 de enero, San Antón da la bendición a todos los animales: perros, gatos, cerdos, pájaros, roedores, etc.

Para las personas que llevan a sus animales, este hecho es muy importante, ya que su bendición protege contras las enfermedades.

La plegaria a San Antonio comienza de la siguiente manera:

“Señor Celestial, Padre Creador de todas las cosas,

hoy quiero pedir tu misericordia y compasión para mi mascota,

y por mediación de san Antonio Abad,

llamado también san Antón, el gran protector de los animales,

que tanto amor tuvo por estas criaturas,

te ruego que no lo abandones nunca;

concédele salud, que no sufra ni padezca,

que no esté triste, que no le falten las fuerzas,

que no sienta dolor ni angustia,

que no se sienta solo ni abandonado

y que siempre tenga a su lado alguien que le cuide con amor”.

La oración es un alegato de amor y respeto a los animales, inspirado en el legado de un hombre que dejó todo lo que tenía para dedicar a buscar la paz espiritual.

Historia de San Antón

San Atanasio lo presenta en su obra como un hombre que se desarrolló en santidad y se convirtió en un ejemplo de piedad cristiana; dejó familia y bienes para vivir y atender comunicaciones monacales en Egipto.

San Antón, conocido también como San Antonio Abad, fue un eremita egipcio nacido en Heracleópolis Magna, en el año 251 d. C. y murió en el 356 d. C., en Monte Colzim.

Vivió cómodamente durante su niñez, pero quedó huérfano a los veinte años, cuando decidió vender todos sus bienes y entregar su dinero a quienes más lo necesitaran. Posteriormente, vivió en una aldea local, en una cueva sepulcral, donde se cuenta tuvo episodios con demonios, en forma de bestias.

A los 35 años, cruzó el Nilo y se retiró al monte Pispir, donde vivió por 20 años. En esa etapa, se alimentó con comida lanzada por las persona por encima del muro de su refugio. Pronto le salió un grupo de discípulos, que se establecieron en cuevas y cabañas cercanas.

San Antón fue amante de los animales, al que se le representa vestido con su hábito de monje y un cerdo a sus pies.

¿Por qué es el patrón de los animales?

Según se conoce el eremita encontró la sabiduría en la observación de los animales y halló el amor en la naturaleza. En reconocimiento, San Antonio comenzó a bendecir a los animales y plantas. Después de su muerte, ganaderos lo tomaron como patrón de los animales.

Según leyenda, en cierta ocasión, se acercó a una jabalina y curó a sus jabatos, que padecían ceguera. La jabalina, en forma de agradecimiento se quedó para protegerlo de animales salvajes.

Se cree que vivió hasta los 105 años, gracias a una frugal alimentación y por compartir su vida con animales de compañía.

 

Dejanos tu comentario