BLOG DE MASCOTAS

Conoce lo que dice la ciencia del afecto de los gatos

Cuando nace un vínculo entre los felinos y sus dueños es difícil de cambiarlo en el camino, pese a que el animal se someta a entrenamientos

Desde que tenemos memoria, se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre debido a que son animales muy sociales y empaticos. Sin embargo, los últimos estudios científicos sobre el afecto de los gatos reflejan el vínculo que puede desarrollarse entre la mascota y su dueño.

Muchos describen a los gatos como un animal distante, independiente y arisco. Esta presunción también es apoyado por los propietarios de perros. Por ello, para desmitificarla, algunos estudios han planteado nuevas formas de evaluar el apego de los felinos.

Estudios de la ciencia sobre el afecto de los gatos

En septiembre del año pasado, la revista Current Biology publicó las conclusiones que se obtuvieron de un estudio realizado por la Universidad Estatal de Oregón sobre el afecto de los gatos. El proyecto fue patrocinado por Nestlé Purina y la Fundación Nacional de Ciencia de los Estados Unidos, y los resultados fueron los siguientes:

1. Los gatos, al igual que otros animales y los seres humanos, pueden crear vínculos seguros e inseguros con sus cuidadores humanos, derrumbando la teoría de que el perro es el único animal fiel al ser humano.

Para demostrarlo, colocaron a un gato, en una habitación desconocida acompañado de su dueño. Tras pasar algunos minutos, el dueño lo deja solo en la sala, para volver a reunirse tiempo después.

El experimento fue repetido con más de 100 gatos.

2. Apego seguro. El 65 % de los gatos se mostraba más relajado cuando su propietario volvía a la sala, demostrando confianza y seguridad entre el dueño y su mascota. Al mismo tiempo, los gatos comenzaban a explorar la habitación cuando su dueño se encontraba en ella. Según los investigadores, estos resultados eran similares a los observado entre un perro y un bebé.

3. Apego ambivalente. Después del punto anterior, este el es comportamiento más adoptado por los gatos que, a pesar de estar cerca de sus dueños, seguían sintiéndose inseguros.

Conclusiones finales

Además de evidenciarse los distintos grados de apego, los investigadores afirmaron que, al crearse un vínculo entre el gato y el dueño, es difícil modificarlo.

Por otro lado, la Universidad Estatal de Washington publicó un estudio en la revista AERA Open en junio del año anterior, sobre los beneficios del afecto del gato hacia el ser humano. El estudió se dividió en cuatro grupos.

Los integrantes del primer grupo acariciaron y jugaron con gatos durante 10 minutos, mientras que, los participantes del segundo solo los observaban. El tercer grupo observó una presentación con los animales del primero. Y, por último, el cuarto grupo quedó calificados como ‘en lista de espera’.

Tras recoger una muestra de cortisol salival de todos los participantes, se evidenció un bajo nivel en aquellos que tuvieron contacto con los felinos. El cortisol es una hormona del estrés.

Tanto este como el experimento anterior demuestran el vínculo que puede crearse entre gatos y humanos. De esta forma, la percepción que relaciona a los felinos con la agresividad y la actitud distante no tienen ninguna justificación.

Dejanos tu comentario