BLOG DE MASCOTAS

¿Pueden los perros llorar?

Los perros pueden vocalizar sus estados de ánimo, pero ¿lloran al igual que los humanos? 

Muchas veces nos solemos preguntar sobre los sentimientos de las mascotas: ¿puede llorar de tristeza? Sin duda alguna, los perros están en la capacidad de sentir emociones. Hasta ahora, estudios científicos han demostrado la capacidad de los perros para sentir alegría, miedo, ira y asco.

Sin embargo, no se ha logrado demostrar que los perro están en la capacidad de manifestar otras emociones como vergüenza, orgullo y culpa.

La producción de lágrimas en los perros

Al margen de la ciencia, quienes poseemos una mascota que tanto los perros como los gatos tienen sentimientos verdaderos, al igual que los nuestros.

Después de decir esto, debemos señalar que los perros poseen todo el tejido que se necesita para producir lágrimas. En

Al igual que en todos los mamíferos, los ojos de los perros necesitan que las lágrimas bañen la superficie para ayudar a que los ojos funcionen como se debe.

De este modo, el derramamiento de lágrimas no ocurre en respuesta a las emociones fuertes. En cambio, las derraman cuando los ojos se irritan. Entonces, si un perro parece que está llorando, puede que algo esté ocurriendo y debas de acudir al veterinario.

¿Qué significan los ojos llorosos en el perro?

Si vemos que los ojos de los perros lloran, puede deberse a afecciones médicas. El término médico para el excesivo brote de lágrimas, es ‘epífora’; y se da cuando los conductos lagrimales se obstruyen y, como consecuencia, derraman lágrimas.

El exceso de lágrimas también es resultado de un traumatismo ocular por el roce de las pestañas en el ojo del perro o rasguños en la cornea.

¿Cómo expresan los perros las emociones?

Al momento de expresar sus emociones, los perros son diferentes a los humanos, por ejemplo; suelen menear la cola o mostrar sus orejas tristes. Algunos también pueden mostrar caras tristes.

Los cachorros lloran, pero de forma diferente, a través de gimoteos, sobre todo lo hacen cuando necesitan de ayuda o el cuidado de su madre. Este llanto también es particular en las crías de las ratas.

A medida que van creciendo, pueden llorar por medio de lloriqueos. Y, se ha comprobado que, estas demostraciones son capaces de conservarlas hasta la vida adulta.

En el caso de los adultos estos gemidos se dirigen hacia nosotros.

En los perros, los quejidos y los aullidos pueden tener una ventaja. Por ejemplo, para evitar el alejamiento de sus padres; o en los juegos entre una camada, si hay alguno que juego muy ruego, el compañero puede llorar para retirarse del juego, llevando a que el compañero puede buscar otras formas al momento de jugar.

El aumento del interés por los animales en el sector científico, ha llevado a la ciencia a buscar un sentido común. Más allá de este ámbito, reconocer el sufrimiento del animal ha sido clave para entender la situación de la mascota.

¡Esperamos que este artículo te haya sido de interés! Para más, puede seguir en nuestro portal.

Dejanos tu comentario