BLOG DE MASCOTAS

Según estos síntomas, tu perro podría tener una infección

Todos los dueños nos preocupamos por la salud y el bienestar de nuestra mascota, sobre todo cuando se trata de un infección. Al igual que lo humanos, cualquier animal puede contagiarse en toda etapa de su vida.

Debemos tener en cuenta que, no debemos de alarmarnos, pero si tenemos que estar atento si existe una situación de epidemia en tu vecindario.

Si sabes cuáles son los síntomas que debes de reconocer, podrás detectar desde muy temprano la infección y ofrecer al animal un correcto tratamiento.

¿Qué es una infección?

Una infección es una invasión de tejidos corporales por microorganismo causado por enfermedades. Aquellos microorganismos que viven en el cuerpo no se consideran infecciones.

Hay que recordar que, todos nosotros llevamos en nuestro cuerpo microorganismos. Con la presencia de ellos no solo vivimos en equilibrio, sino que también son importantes para los procesos vitales. A este tipo de microorganismos se les conoce bajo el término microbioma.

Por otra parte, los agentes que causantes de enfermedades no se encuentran en nuestro cuerpo. En cuanto a su naturaleza, puede tratarse de bacterias, virus o parásitos.

Las enfermedades infecciosas son producidas por agentes causales. Además, las infecciones son la reacción de los tejidos del huésped ante el patógeno o las toxinas que producen.

Aunque una infección puede causar varios síntomas, existen las infecciones asintomáticas, es decir,  infecciones que cursan sin síntomas visibles, denominadas como infecciones subclínicas.

1. Fiebre 

La fiebre es un mecanismo de protección usado por el organismo para protegerse. Al presentar temperaturas altas, el cuerpo pone en alerta al sistema inmunitario para defenderse de la infección.

Puede que hayas escuchado aquel mito que dice que para saber si el perro tiene fiebre basta con tocar la nariz: si la tiene caliente y seca significa fiebre, pero esto es solo eso, un mito. De hecho, la fiebre en los canes a menudo no se reconoce o no se detecta.

Si la temperatura pasa los 39ºC quiere decir que el perro tiene fiebre, aunque a veces presenta dicho índice porque está muy excitado o estresado. Comúnmente, la fiebre es acompañada de letargo, depresión, temblores, pérdida de apetito, vómitos, tos o secreción nasal.

2. Aumento de los ganglios linfáticos 

Los ganglios linfáticos son órganos  que presenta una forma ovalada. Contienen células que atacan y eliminan los agentes patógenos, como el caso de los virus.

Cuando el perro presenta una infección, los ganglios linfáticos se activan y envían células que combaten la enfermedad, y pueden inflamarse o doler.

Aunque esto se encuentran en el cuerpo del perro, son fáciles de encontrar cuando están hinchado los  submandibulares. Están ubicados a cada lado de la cabeza, cerca de la mandíbula, donde se une el cuello. También están los ganglios axilares y los poplíteos, ubicados en la parte trasera de las rodillas.

3. Secreciones 

Debemos tener en cuenta que, los signos de infecciones bacterianas dependen de la ubicación de la infección. Las infecciones visibles, la mayoría de las veces, son subcutáneas, y pueden afectar la piel.

Las zonas infectadas pueden presentar úlceras en la superficie y presentar una descarga de secreción. El color y la consistencia de la misma puede variar. No obstante, cuando hay presencia de pus, puede ser bastante desagradable.

Dejanos tu comentario