BLOG DE MASCOTAS

Mi perro ladra para llamar mi atención

Los ladridos excesivos son uno de los problemas de conducta más difíciles de tratar en los animales, sin embargo, si conocemos las causas que puede llegar a provocar dicho comportamiento vamos a saber a cómo manejarlo.

En nuestro trabajo de hoy te vamos a explicar la razón por la que tu perro ladra para llamar la atención, no obstante, si no puedes resolver el problema, lo recomendable es ir con un especialista.

¿Por qué ladran los perros?

Los perros son seres muy sociales que tienen distintas formas para comunicarse con el resto de los seres vivos y el entorno. Los expertos se han encargado de estudiar el comportamiento de los animales y, han revelado con el pasar del tiempo varios detalles sobre el lenguaje canino, pero también han dado a conocer que los canes tienen un amplio abanico de vocalizaciones en el aspecto social, que tienen muchos significados.

Debemos de entender que el ladrido del perro es una herramienta de comunicación y que es usada para expresar la mayoría de sus emociones. De igual manera, también puede ser usado para llamar la atención con la finalidad de eliminar el estrés.

Significado de los ladridos

A continuación te mostramos algunas claves que te permitirán saber el significado de los ladridos de nuestras mascotas:

  • Ladrido: suelen tener un tono medio y tienden a estar espaciados.
  • Aullido: si el ladrido pasa a ser un aullido quiere decir que nuestra mascota se siente sola.
  • Gimoteo: los llantos de la mascota suelen manifestarse cuando quieren atención por parte de su dueño, dolor, estrés o ansiedad.

¿Qué puedo hacer para que mi perro no ladre?

Para solventar este problema de conducta puedes visitar algún especialista en el comportamiento canino. Dichos profesionales pueden ayudarnos pueden ayudarnos a encontrar el origen de este tipo de problemas, además de ofrecernos las soluciones específicas para resolverlo.

Lo ideal es trabajar en la parte educativa del perro utilizando lo siguientes castigos o refuerzos:

  • Refuerzo positivo: premia al perro con comida, caricias, juguetes, felicitaciones cuando haga algo que nos agrada, como atraer nuestra atención sin ladrar, con la finalidad de que pueda repetirlo con mayor facilidad la próxima.
  • Castigo: retira algún estimulo que sea agradable para nuestro perro cuando realice un comportamiento que no nos gusta.

Por lo tanto, para solucionar dicho problema, debes de ignorar al animal cuando ladre pero, también, debes de atenderlo cuando llame nuestra atención de manera silenciosa y tranquila. Es importante que toda la familia se una para trabajar en el mismo proceso, pues de esta manera el perro sabrá que está haciendo algo mal o algo bien.

Cuando el perro comprenda que a través de los ladridos no va a llegar a nada, dejará de hacerlo y buscará nuevas formas de conductas, como acercarse silenciosamente.

Puede pasar que el perro ladre muy más fuerte cuando se le ignora, sin embargo, si somos constantes, podremos eliminar este comportamiento de manera mucho más exitosa, aunque puede tomar su tiempo. Tampoco se debe de olvidar que, para que nuestro perro tenga un comportamiento adecuado, debemos de seguir reforzándolo con el tiempo.

Dejanos tu comentario